SEGUNDA CITA: SIETE AÑOS Y UN DÍA

 

El blog Segunda Cita de nuestro hermano Silvio Rodríguez ha cumplido su séptimo año y el Centro Pablo celebra ese importante acontecimiento de la comunicación, la reflexión y el debate publicando las palabras que siguen, colocadas como entrada por su incesante animador, y  el abrazo enviando por los centropablianos para felicitar esta noble y útil iniciativa

 

Casi siempre me sorprende, cuando llega este día, la felicitación por el aniversario de Segunda cita. Hoy fue igual. Caramba, otro año, me digo. Y ya son siete.

 

Hay cosas buenas en este blog y la mayoría son gracias a ustedes, red abeja. También hay cosas no tan buenas, o francamente lamentables, todas ellas gracias a mi, que las permito o se me escapan.

 

Es muy poco lo que se puede hacer solo. La reunión es salvadora, aunque no todo sea concordancia. Esa es la idea de colmena. También es evidente que no todo el mundo tiene que aportar lo mismo.

 

La naturaleza nos hace diferentes por algo. Incluso el que disfruta con subrayar su diferencia sigue siendo parte. 

 

Hay abejas y abejas: unas más trabajadoras, otras más holgazanas; unas más gordas, otras más flaquitas. Todas libamos flores, aunque cada una tenga su gusto de flor particular. No es posible que cada aporte tenga el mismo cuerpo, colorido y sabor.

 

Una vez escuché decir a Cintio* que sólo de la variedad venía la unión.

 

En una colmena, cuando el resultado de la multiplicidad de esfuerzos se juntan, no dudamos en decir que se produce miel.

 

No hace mucho Betto** dijo que el futuro será lo que sembremos hoy.

 

Supongo que, en nuestra mínima escala, esta colmena también es sembradora. Y cada abeja, aún más modestamente, presumo que sigue preguntándose: sembradora ¿de qué?

Yo siempre espero que de bien, de bien común.

 

Silvio Rodríguez

-------------------------------------------------------------

* Cintio Vitier

** Frei Betto

 

ENTREGA, CORAJE, INTELIGENCIA…

querida gente /

los diversos, múltiples, ricos, sugerentes comentarios a esta entrada en la que recordamos los siete años y un día de SC son probablemente el mejor ejemplo de la necesidad --y la alegría-- de su existencia.

impulsada entre todas y todos, no podemos dejar de comenzar agradeciendo y felicitando a su creador, el querido silviano.

la ternura y la modestia del texto de la entrada resumen la calidad humana, la entrega, el coraje y la inteligencia (puestos en cualquier orden posible) de ese segundacitero y zurronero incesante a quien tanto y tanto hay que agradecer desde esta casa y desde otros muchos ámbitos.

alegría y honor acompañar desde la legión de imprescindibles, durante estos años, tanto amor por la humanidad, por la gente, por la cultura --que es lo mismo y es igual.

abrazo extensible y centropabliano entonces: aquí va, siete años y día (y muchos días) después, con el zumbido del abejeo y las palabras hermosas que tant@s herman@s han traído hoy a esta entrada --incluyendo los hechos y los nombres que saltan, como siempre, entre comentario y comentario. Como debe ser.
 

Los centropablianos.